30 familias han sido atendidas por la Fundación Candeal Proyecto Hombre

El programa incluye diversos talleres destinados a la prevención del consumo de alcohol. /Avelino Gómez
El programa incluye diversos talleres destinados a la prevención del consumo de alcohol. / Avelino Gómez

El programa centrado en la prevención en materia de drogodependencia comenzó en abril del pasado año

El Ayuntamiento mirandés ha acordado la suscripción de un convenio de colaboración con la Fundación Candeal Proyecto Hombre en materia de prevención en el consumo de drogas con una dotación que asciende a los 35.000 euros. La finalidad que persigue este programa es la prevención en materia de drogodependencia y se está desarrollando en la ciudad desde el pasado mes de abril de 2018 a través de un proyecto educativo y terapéutico para ayudar tanto a los adolescentes como a sus familias. «Lo que busca es generar nuevos recursos y factores de protección ante posibles dependencias y adicciones a múltiples sustancias», puntualiza el concejal Pablo Gómez.

En la actualidad se han atendido a una treintena de familias a través de este servicio. Los programas que comprende el presente convenio son el propio de Proyecto Hombre y otros acreditados de Prevención Familiar Desde el Consumo de Drogas desde Dédalo o Moneo. «Se harán talleres de prevención sobre el consumo de alcohol y otras drogas y seguridad vial en autoescuelas y otros centros educativos dirigidos al alumnado con edades próximas a obtener el carné de conducir». Junto a esto, el convenio también incluye programas de formación a monitores de ocio y tiempo libre, mediadores juveniles y otros a responsables municipales y agentes de la policía local cuyo fin es «mejorar las acciones de control y reforzar el papel que ellos tienen como agentes preventivos»

Diversos programas

En el trabajo de la fundación se aborda cualquier tipo de adicción, bien sea a sustancias (como por ejemplo adicción a la cocaína, cannabis, alcohol, anfetaminas, etc.) como adicciones sin sustancias (juego, compras, internet, sexo, etc.). « El programa de desintoxicación hace referencia a eliminar del organismo cualquier rastro de la sustancia. Es de temporalidad corta y se lleva a cabo en unidades de desintoxicación hospitalarias (UDH). EL programa de deshabituación se refiere además de no mantener la adicción activa, tiene como objetivo trabajar hacia un nuevo estilo de vida, tanto a nivel personal, social, familiar, ocio», reconocen.

La Fundación Candeal Proyecto Hombre tiene diversos programas específicos dirigidos a adolescentes, jóvenes y sus familias. En total son seis las opciones. El programa, bajo el nombre de Kairós es de acogida, información y evaluación de la problemática presente (fracaso escolar, abandono escolar, inicio o abuso en el consumo, agresividad, entre otras). En segundo lugar, el colectivo remarca la iniciativa denominada ‘Identidad’ que está indicada en jóvenes y familias en situación de alto riesgo. Brújula es como se conoce la iniciativa desarrollada para la prevención selectiva de jóvenes y familias en situación de riesgo. «También llevamos a cabo otros programas para padres de adolescentes en riesgo, y de atención terapéutica a jóvenes dependientes de las TICs . En nuestra actividad también destacan aquellas acciones destinadas a familias, educadores y población general y de formación en prevención a mediadores sociales», recalcan.

Entre las actuaciones realizadas por la Fundación destaca el trabajo realizado con intervenciones en empresas con trabajadores adictos. De hecho, durante el pasado mes de abril, Manuel Fuentes, director de la Fundación recalcaba que el 2,2% de los españoles consumen cocaína y el 11% cannabis y adelantaba que entorno a un 20 o 25% de los casos de accidentes en la empresa ocurren en trabajadores que e encuentran bajo los efectos del alcohol u otras drogas. Desde la Fundación también destacan que las múltiples adicciones que pesan sobre la sociedad no suelen guardar un patrón habitual o perfil concreto cuando se trata de trabajadores con ingresos. «Se encuentran casos muy complicados de trabajadores en su última etapa profesional que son adictos al alcohol y lo consumen a diario».