Adicción a los Videojuegos

Lo que define una adicción a las Video Juegos es cuando la persona tiene necesidad de estar jugando una excesiva cantidad de tiempo, sin control y sin capacidad de limitarse, además, continuará jugando a pesar de conllevar consecuencias negativas graves que irá sufriendo:

Problemas de atención y concentración. La persona puede mostrarse desde muy dispersa para aquellas actividades que no implican al juego, hasta excesivamente concentrada cuando se está jugando, de modo que se le puede llamar repetidamente, y la persona no mostrar ninguna reacción acorde.

Abandono de las responsabilidades y de otras actividades de ocio que pudiera practicar hasta ese momento.

Cuando la persona no puede jugar experimenta inquietud, angustia, depresión o irritabilidad, su estado emocional se ve alterado y es especialmente agudo si se le priva de jugar a la fuerza. Aparece un síndrome de abstinencia en el que la persona puede llegar a ser incluso muy hostil e irracional con el entorno que le intenta limitar.

Euforia cuando se mantiene jugando, se siente especialmente activado y bien.

Trastornos del sueño y la alimentación como consecuencia de mantenerse jugando a la videoconsola. La persona puede privarse de sueño para ganar tiempo para jugar o comer mientras juega, de manera que come rápido y su dieta no es equilibrada.

Falta de control en el tiempo. A pesar de intentar reducir el tiempo que pasa jugando no es capaz de mantenerse abstinente. Es habitual que la persona se ponga a jugar y pasado un tiempo, si se detiene a observar el tiempo que lleva invertido suele sorprenderse por ser mucho más de lo que cree haber estado.Progresivo aislamiento. Progresivamente la persona deja de ver a amigos y se aleja de la familia. La persona poco a poco se aísla y esto le produce sentimientos de soledad y depresión que pueden llevarle a aumentar su dedicación a la videoconsola por que le sirve como escape ante estas sensaciones tan negativas.Es habitual que el entorno tenga una visión crítica de lo que hace y le exprese de modo frecuente que tiene un problema con el uso que hace de la videoconsola produciéndose frecuentes disputas familiares.

La persona muestra normalmente una falta total de conciencia de problema.

Síntomas físicos: especialmente un deterioro y descuido de la imagen personal, no muestran interés por arreglarse. A consecuencia también de los trastornos de sueño y alimentarios puede haber también un debilitamiento y fatiga. Otros síntomas que pueden aparecer son dolores de cabeza, espalda, manos… consecuencia de la postura que mantiene durante un tiempo excesivo.