Causas y consecuencias de la adicción a la pornografía

Adicción a la pornografía

La adicción a la pornografía supone una alteración en la vida cotidiana del afectado, que puede causarle importantes problemas en su vida personal o laboral. Te decimos cómo saber si la padeces y pautas para controlarla.

Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Chica con problemas de ansiedad y depresión a causa de su dependencia a la pornografía

Diferentes factores pueden actuar como causas o desencadenantes de la adicción a la pornografía, entre los que destacan:

La intensidad del malestar emocional. Los elevados niveles de ansiedad pueden llevar a la persona a visualizar imágenes excitantes para relajarse después, por lo que recurre a este tipo de conductas para descargar su tensión psicológica, como si se tratara de un ansiolítico. Lo mismo sucede con la tristeza, las situaciones de duelo, o el vacío emocional, ya que la soledad y las carencias afectivas, pueden favorecer la dependencia de la pornografía.

Factores físicos como los cambios hormonales que, en interacción con los factores mencionados, aumentan el riesgo del consumo de material pornográfico. Este dato nos hace prestar especial atención a los adolescentes, quienes se encuentran expuestos a la pornografía mediante la red informática, ya sea voluntaria o involuntariamente, y a una edad más o menos prematura.

El acceso a internet y las redes sociales en la infancia y adolescencia sin un adecuado control de los adultos. Los datos de la literatura científica muestran cómo a medida que los niños crecen, el uso de pornografía aumenta de forma altamente significativa. Incluso en la consulta de psicología por problemas sexuales, el uso excesivo de estímulos sexuales visuales es el problema de comportamiento hipersexual más frecuente, por encima de las disfunciones sexuales como la anorgasmia o la eyaculación precoz.

Chico adicto a la pornografía

Personalidad compulsiva. Para algunas personas el hecho de ver porno de forma reiterada no tiene por qué ser un problema, pero comienza a serlo cuando el individuo no es capaz de controlar el impulso que le conduce a la visualización de este tipo de imágenes, y una conducta que inicialmente puede considerarse sana se convierte en patológica debido a la falta de control sobre la misma y a las interferencias en la vida cotidiana del afectado, como problemas de pareja, en su vida laboral, o en otras facetas, debido al tiempo que dedica al consumo de material pornográfico o a la búsqueda del mismo.

De esta forma la esfera psicológica (la falta de control de su conducta a la hora de consumir material pornográfico, la cual se realiza en muchos casos de forma compulsiva) así como la esfera social (las repercusiones del consumo de pornografía) se ven afectadas en la adicción al porno.

La persona adicta a la pornografía permanece largos períodos de tiempo visualizando material pornográfico o buscando nuevas fuentes para obtenerlo. En algunos casos, deja incluso de llevar a cabo otras tareas relevantes como acabar su trabajo, quedar con amigos o familiares…, a pesar de los problemas que le pueda ocasionar, como:

  • Aislamiento social

    Aislamiento social

    El individuo adicto al porno puede visualizar este tipo de material en lugares inadecuados, o que resulten embarazoso en caso de ser descubierto, como su lugar de trabajo, en un trasporte público, o incluso teniendo al lado a su pareja u otros familiares mientras cree que estos no le prestan atención) Este hecho frecuentemente le conduce a evitar relacionarse con los demás, y se asocia con emocionalidad negativa como la depresión, labilidad emocional (cambios de humor), ansiedad e irritabilidad.

  • Problemas de pareja por la adicción al porno

    Problemas en la relación de pareja

    La relación de pareja puede ser uno de los ámbitos más afectados debido a este trastorno. Si bien es cierto que la visualización de material pornográfico puede ayudar a afrontar algunas crisis sexuales de la pareja, como las debidas a la falta de apetencia sexual, cuando dicha conducta se convierte en una adicción constituye una fuente de problemas, debido a que la falta de control sobre la misma puede hacer que se lleve a cabo en situaciones no adecuadas, o a pesar del malestar de la pareja.

  • Insatisfacción sexual por la adicción al porno

    Insatisfacción sexual

    Toda adicción resta libertad para tomar decisiones. La adicción a la pornografía puede hacer creer al paciente que sus experiencias sexuales pueden ser infinitamente mejores a las que tiene en cuanto a calidad, frecuencia y variedad de las mismas. Cuando esto pasa solo con una pareja puede incluso ser cierto, pero cuando ocurre con varias probablemente sea un problema de expectativas irreales.

  • Alteraciones en el cerebro por la adicción al porno

    Alteraciones en el cerebro

    La conducta adictiva puede afectar a la liberación de dopamina en el cerebro. Este hecho está causado por la excitación derivada de la visualización de imágenes de alto valor sexual, y afecta al funcionamiento del lóbulo frontal del cerebro, que es el área encargada de las funciones cognitivas y conductuales, e interviene en nuestro juicio y en el control de los impulsos, por lo que su alteración dificulta mantener el control de la conducta. Además, al igual que cualquier droga, el adicto necesita consumir cada vez más, lo que le obliga a perder tiempo buscando más material y de mayor variedad, para seguir liberando dopamina y experimentar el bienestar que le produce.

Qué es la adicción a la pornografía y cómo saber si la sufres