Detectan nueve hechos relacionados con la adicción a las redes sociales

Revisar si los mensajes de WhatsApp han visto, o el double check, enviar un mensaje de WhatsApp y que sea visto por el destinatario, pero no sea contestado, causa caos mental

La Unidad Estatal de Delitos Electrónicos e Informáticos de la Fiscalía General del Estado identifica nueve hechos relacionados con la adicción a las redes sociales que generan ansiedad y estrés en las personas que son presas del phubbing o dependencia a internet.

RECIBE LAS NOTICIAS DE EL HERALDO DE CHIHUAHUA DIRECTO EN TU WHATSAPP, DA CLIC PARA SUSCRÍBIRTE

Dichos fenómenos son: quedarse sin pila, mala conexión, perder documentos y fotos, que los dispositivos se traben, la vibración fantasma phantom vibrator, persecución de “likes”, revisar “visto” en WhatsApp o double check, y la publicidad de comida o “Food porn”, y todos éstos pueden generan un caos mental en las personas.

Con la inevitable conexión al mundo virtual y la generación de los dispositivos inteligentes, estar conectados todo el tiempo, leer y compartir lo que otros dicen, ha modificado la manera en que el cerebro funciona, además de generar movimientos compulsivos e inconscientes.

La información emitida por la dependencia gubernamental señala la dependencia que genera el internet, la línea entre el hábito y la adicción a las redes sociales es delgada, pues una de las afectaciones es el aislamiento del mundo real y las relaciones interpersonales por centrar la atención en el teléfono (Phubbing) además de la ansiedad que genera el revisar constantemente el celular mismo, aunado a explorar si se tienen notificaciones y borrarlas de la pantalla.

De igual forma se identifica el fenómeno FOMO (fear of missing out), o miedo de perderse algo y consiste en sentir irritación o ansiedad cuando se publican fotos de fiestas o visitas a lugares; el FOMO provoca que la persona se pregunte si debería también salir o probar lo que otros comparten en las redes, llevándolo a sentir disgusto con lo que está haciendo en ese momento y envidiando a los demás.

La persecución de “likes” se trata de que una persona comparte una fotografía y tiene que comprobar cada ciertos minutos si se ha provocado algún comentario o algún “like”, pues esto desarrolla egocentrismo, necesidad de atención, inseguridad, impaciencia o escasas habilidades sociales en el cara a cara.

El hecho de revisar si los mensajes de WhatsApp han visto o el (double check), enviar un mensaje de WhatsApp y que sea visto por el destinatario, pero no sea contestado, causa caos mental.

En el caso de la publicidad de comida o “Food porn”, como se le conocen a las fotografías de comida, que son compartidas en esos sitios virtuales, donde de acuerdo a una publicación publicado en “The Journal of Neuroscience”, estas imágenes producen efectos en el cerebro, como despertar deseos de querer comer. Sin embargo, un estudio hecho por la Universidad Brigham Young, en Utah, Estados Unidos, revela que ver demasiadas imágenes de algunos alimentos puede reducir su sabor y hacerlos menos disfrutables.

Por lo anterior, algunas de las recomendaciones para reducir el uso en las redes sociales son desactivar las notificaciones y su sonido, alejar el teléfono de la vista, ocultar el ícono de la aplicación en la pantalla principal, desactivar el Wi-Fi y eliminar la aplicación.

Te recomendamos:

La Unidad Estatal de Delitos Electrónicos e Informáticos de la Fiscalía General del Estado identifica nueve hechos relacionados con la adicción a las redes sociales que generan ansiedad y estrés en las personas que son presas del phubbing o dependencia a internet.

RECIBE LAS NOTICIAS DE EL HERALDO DE CHIHUAHUA DIRECTO EN TU WHATSAPP, DA CLIC PARA SUSCRÍBIRTE

Dichos fenómenos son: quedarse sin pila, mala conexión, perder documentos y fotos, que los dispositivos se traben, la vibración fantasma phantom vibrator, persecución de “likes”, revisar “visto” en WhatsApp o double check, y la publicidad de comida o “Food porn”, y todos éstos pueden generan un caos mental en las personas.

Con la inevitable conexión al mundo virtual y la generación de los dispositivos inteligentes, estar conectados todo el tiempo, leer y compartir lo que otros dicen, ha modificado la manera en que el cerebro funciona, además de generar movimientos compulsivos e inconscientes.

La información emitida por la dependencia gubernamental señala la dependencia que genera el internet, la línea entre el hábito y la adicción a las redes sociales es delgada, pues una de las afectaciones es el aislamiento del mundo real y las relaciones interpersonales por centrar la atención en el teléfono (Phubbing) además de la ansiedad que genera el revisar constantemente el celular mismo, aunado a explorar si se tienen notificaciones y borrarlas de la pantalla.

De igual forma se identifica el fenómeno FOMO (fear of missing out), o miedo de perderse algo y consiste en sentir irritación o ansiedad cuando se publican fotos de fiestas o visitas a lugares; el FOMO provoca que la persona se pregunte si debería también salir o probar lo que otros comparten en las redes, llevándolo a sentir disgusto con lo que está haciendo en ese momento y envidiando a los demás.

La persecución de “likes” se trata de que una persona comparte una fotografía y tiene que comprobar cada ciertos minutos si se ha provocado algún comentario o algún “like”, pues esto desarrolla egocentrismo, necesidad de atención, inseguridad, impaciencia o escasas habilidades sociales en el cara a cara.

El hecho de revisar si los mensajes de WhatsApp han visto o el (double check), enviar un mensaje de WhatsApp y que sea visto por el destinatario, pero no sea contestado, causa caos mental.

En el caso de la publicidad de comida o “Food porn”, como se le conocen a las fotografías de comida, que son compartidas en esos sitios virtuales, donde de acuerdo a una publicación publicado en “The Journal of Neuroscience”, estas imágenes producen efectos en el cerebro, como despertar deseos de querer comer. Sin embargo, un estudio hecho por la Universidad Brigham Young, en Utah, Estados Unidos, revela que ver demasiadas imágenes de algunos alimentos puede reducir su sabor y hacerlos menos disfrutables.

Por lo anterior, algunas de las recomendaciones para reducir el uso en las redes sociales son desactivar las notificaciones y su sonido, alejar el teléfono de la vista, ocultar el ícono de la aplicación en la pantalla principal, desactivar el Wi-Fi y eliminar la aplicación.

Te recomendamos: