Entre la diversión, la adicción y la “vagancia”: así percibe el consumidor la tecnología “smart home”

La tecnología “smart home” genera en el consumidor todo tipo de percepciones (a veces contrapuestas), desde la diversión y la adicción pasando por la holgazanería.

smart homeCon la tecnología a nuestra vera es probablemente menos necesario que nunca despegarnos del calor del hogar. Con la tecnología como “compinche” podemos trabajar desde casa, consumir series y películas desde el salón, llenar la despensa con tan sólo pulsar un botón y hablar con amigos y familiares que se encuentran a miles de kilómetros de distancia. Quizás por ello, por culpa de la tecnología con el foco puesto en el hogar, aproximadamente la mitad de la gente invierte ahora más tiempo en casa que hace cinco años. Así se desprende al menos de un reciente informe global de Accenture.

La mayoría de los 6.000 consumidores consultados en su informe por Accenture (el 71%) siente que la tecnología “smart home” hace su vida más fácil en términos generales. Aun así, 42% considera que este tipo de tecnología está alentado en ellos de alguna manera la vagancia.

Prueba de los sentimientos encontrados con los que el consumidor se aproxima habitualmente a la tecnología “smart home” es que el 57% de los usuarios la tilda de divertida, mientras que el 40% la califica de adictiva.

De manera similar, si bien el 57% de los consumidores considera que la tecnología para el hogar consigue hacerles sentir más conectados, el 46% echa a ésta en cara que promueve el aislamiento, según recoge MarketingCharts.

Los jóvenes de entre 18 y 34 años son más sensibles que el resto de la población a los sentimientos de aislamiento que inocula potencialmente en la gente la tecnología “smart home”. El 71% de los consumidores adscritos a este grupo de edad se lamenta de ser más eremita por culpa de este tipo de tecnología. Aun así, el 64% asegura sentirse más conectado con la ayuda de esta tecnología.

Entre los consumidores de entre 18 y 34 años es también ligeramente superior el porcentaje de personas (50%) que endilgan a la tecnología “smart home” el calificativo de intrusiva. Entre la población esta proporción desciende hasta el 46%.

Por su parte, las personas de entre 34 y 44 años consideran que la tecnología que echa raíces en el hogar les hace tener más control (39%) y sentirse más dependientes (40%) casi a partes iguales.

Finalmente consumidores mayores de 65 años están menos predispuestos (62%) que la media (71%) a creer que la tecnología “smart home” hace su vida más fácil. Curiosamente sólo el 31% las personas de este grupo de edad cree que esta tecnología les hace más perezosas.