Experto apela a un comportamiento individual coherente y maduro en internet

Logroño, 17 jun (EFE).- El coronel de Transmisiones del Ejército de Tierra Fernando Morón ha destacado a Efe la importancia de tener “un comportamiento individual coherente, responsable y maduro” en internet frente a “la tremenda vulnerabilidad” que produce, por lo que es partidario de exigir, como ciudadanos, “un filtro ético”.

Morón ha realizado estas declaraciones con motivo de la conferencia que pronuncia este lunes en Logroño sobre “Ciberseguridad. Retos de una amenaza creciente”, organizado por La Bitácora XXI.

Ha explicado que esta vulnerabilidad en el mundo digital se produce en distintos aspectos, de los que el usuario ni siquiera es consciente como consecuencia de “un uso inmaduro o inconsciente de las tecnologías”, de tal forma que en internet, día a día, las personas hacen “muchas cosas que no harían en la vida real”.

También ha incidido en la importancia de, como ciudadanos, exigir “un filtro ético” para que la tecnología sea una herramienta y no una forma de sometimiento o que se utilice para “empobrecer” a los individuos y a la sociedad.

Para llegar a acciones colectivas eficientes frente a esta “amenaza”, hay que tener “un comportamiento individual coherente, responsable y maduro”, donde “la primera máxima sería aplicar el sentido común y no hacer nada en el mundo virtual que no se haría en el mundo real”, ha apuntado.

A partir de ello, ha proseguido, “sería bueno tener un espíritu reflexivo y crítico porque gran parte de la tecnología es muy útil”, pero “también esta y todos los servicios añadidos se han mercantilizado y son un negocio”, y, como tal, “hay muchas cosas diseñadas para tener consumidores, y no hay mejor consumidor que un adicto”.

Ha remarcado los “efectos indeseados” a los que lleva el uso de la tecnología, “por ejemplo, con productos diseñados para crear este tipo de adicción, que no es buena para el ser humano, sino que es buena para la compañía”.

“Un ejemplo muy claro son las apuestas online”, ha dicho, ya que “si nos fijamos, las campañas de marketing van muy dirigidas a una audiencia joven, que no tiene esa capacidad de juicio y filtro, y está llevando a auténticas tragedias”.

Además, hay que ser conscientes de “cómo internet y todos los servicios asociados al hiperespacio son vitales, ahora mismo y muchas veces de manera inconsciente, para la vida” actual, lo que hace que la sociedad sea “ciberdependiente”.

Ha apuntado al “gran problema” que supone cómo las personas entregan en internet sus datos personales, lo que permite que hagan “unos perfiles muy específicos de su identidad digital”; así como “el uso que se da después de esos datos, de, incluso, filtrar y condicionar la percepción de la realidad y, por tanto, la opinión y las acciones”.

“Si, de forma inconsciente, estamos perdiendo el libre albedrio y decidiendo acciones u opiniones influidas de forma externa, nuestra sociedad no se va a desarrollar, perdemos lo más valioso que tenemos, la seguridad y la libertad”, ha defendido.

La llegada de las redes de comunicaciones móviles de quinta generación (5G) supondrá “un salto tecnológico” que se traducirá en una mayor capacidad de transferencia de datos y una latencia muy baja, que “permitirá que se ejecuten aplicaciones críticas en tiempo real”, como es el caso de los coches sin conductor.

“Toda esa capacidad conllevará sus nuevos riesgos de seguridad” el Estado que haya detrás de esa tecnología marcará mucho esa capacidad de influencia y el acceso a los datos de esa red, ha dicho.