La adicción a los móviles llevada al teatro en Granada

El nuevo espectáculo de The Nose Theater, recomendado para mayores de siete años, es hipnótico desde el principio hasta el final. / JORGE PASTOR

The Nose Theater reflexiona en ‘Demo’ sobre el aislamiento que conlleva el abuso de móviles, tablets y demás dispositivos tecnológicos | La compañía, que estrena el montaje mañana en el teatro de CajaGranada, mezcla máscaras, títeres y danza

Las cifras asustan. ¿Se ha planteado en algún momento cuánto tiempo pasamos delante de ordenadores, móviles, tabletas y televisiones? Según un estudio realizado por la empresa demoscópica Sondea, la friolera de medio año, 167 días. Es decir, 167 días inmersos, con mayor o menor intensidad, en ese mundo paralelo de pantallas, redes y vídeos de gatitos. Cuando estamos de cervezas con los amigos, cuando cenamos con la familia, cuando conducimos, cuando paseamos, cuando corremos… cuando, cuando y más cuando. Este tema, los peligros de las nuevas tecnologías, su adicción y la forma en que afecta a las relaciones personales, es la interesantísima propuesta que va a llevar a las tablas la compañía granadina The Nose Theater después de tres años girando de forma exitosa por toda España con ‘Namor, el niño pez’, una obra que aborda la crisis de refugiados y tragedias como la de Aylan, el niño sirio que apareció ahogado en una playa turca.

Este nuevo espectáculo, que se estrenará mañana en el teatro de CajaGranada –con pases a las 18.00 y a las 20.00 horas–, se llama ‘Demo, una elegía del momento’, un logradísimo montaje multidisciplinar que combina el teatro de máscaras con los títeres y la danza contemporánea. Una delicia.

Beatriz Caballero, Margarita López, Ángela Bodega y Chema Caballero.
Beatriz Caballero, Margarita López, Ángela Bodega y Chema Caballero. / JORGE PASTOR

«Nuestra intención no es postularnos a favor o en contra de la tecnología, sino mostrar esa realidad virtual tan presente en nuestra cotidianidad», comenta Chema Caballero, director de The Nose Theater, en el descanso de uno de los ensayos que están llevando a cabo estos días previos en el teatro municipal de Armilla. «’Demo’ –agrega Caballero– es un sistema operativo como Siri o Cortana». «Un mundo imaginario, cercano al público, parecido a las distopías de los capítulos de ‘Black Mirror», asegura. ‘Demo’ resulta hipnótico, según Caballero, «por su contenido estético, poético y empático en el que el espectador no tiene escapatoria ante preguntas como ¿hasta qué punto estoy descuidando todo lo que me rodea?».

‘Demo’, recomendada para mayores de siete años, muestra la historia de una familia que progresivamente cohabita con elementos tecnológicos desde el decenio de 1980 hasta nuestros días. Una ‘evolución’ –quizá involución– que provoca un efecto tela de araña que, paradójicamente, lo que propicia es el aislamiento. Y es que The Nose Theater siempre se ha caracterizado desde sus comienzos, hace cinco años, por abordar asuntos de relevancia social como la diversidad sexual o la violencia machista, desde una perspectiva dramática y utilizando recursos como los títeres que ‘enganchan’ a todos los públicos tanto desde el punto de vista estético como en lo relativo al formato. «Ese afán de escenificar a través de un discurso crítico se ha convertido en una constante en nuestras creaciones haciendo que nuestra puesta en escena, la forma, esté siempre al servicio del fondo», afirma Caballero.

Las ovejitas de 'Demo, una elegía del momento'.
Las ovejitas de ‘Demo, una elegía del momento’. / JORGE PASTOR

Hogar en descomposición

‘Demo’, explica Caballero, habla sobre la formación de un hogar desde el momento ‘chica conoce a chico’ y sobre cómo el abuso tecnológico contribuye a su descomposición. Todo comienza con un carrusel de recuerdos que lleva de la emoción de la primera cita a la monotonía de una tarde cualquiera viendo la televisión. Esta familia, compuesta por una abuela, un padre, una madre y una hija, se ven inmersos en esa revolución que supone la irrupción de las computadoras, los smartphones… los robots, aparatos inocuos en apariencia pero que fomentan el distanciamiento. Junto a estos personajes, aparecen otros como el operario, el jefe, el camarero, el cura, el macarra, el niño del parque y ‘spam’, que catalizan los caracteres sociales para llevar la acción a diferentes terrenos, en los que no falta la comedia.

Ángela Bodega, subdirectora de The Nose Theater, comenta que para afrontar este ambicioso proyecto «nos hemos rodeado de profesionales del sector de reconocido prestigio para que formaran a las intérpretes». De este modo, el equipo artístico ha gozado de los consejos de profesionales como José Piris, discípulo de Marcel Marceau, que se encargó de introducir al elenco en el trabajo gestual y con máscara; José Dault, de Kulunka Teatro, que supervisó la interpretación con máscara expresiva; o Sharon Fridman, encargado de supervisar el movimiento y coreografiar todo el espectáculo. Estos colaboradores ejercen como padrinos a través de la formación teórico-práctica y conduciendo la fase previa de laboratorio.

Abuela y nieta.
Abuela y nieta. / JORGE PASTOR

Además de Chema Caballero y Ángela Bodega, ‘Demo’ también está interpretado por las bailarinas Almudena Ballesteros, Beatriz Caballero y Margarita López. El equipo técnico se completa con Juan Carlos Tama, encargado de la iluminación; Iván Monje, compositor de la banda sonora; Laura León, sastre y figurinista que ha diseñado el vestuario;y Carlos Monzón, construcción escenográfica. A todos ellos hay que sumar el concurso de Víctor Alcalá y Edu Pérez, especialistas en efectos especiales, que han realizado las máscaras y los títeres.

‘Namor’ suma 80 representaciones en tres años

‘Namor, el niño pez’, basado en la historia del niño Aylan Kurdi y la crisis de refugiados, ha sido el último espectáculo en gran formato de The Nose Theater. Esta obra fue estrenada en octubre de 2016. En estos tres años la han representado en más de ochenta ocasiones en eventos como el Festival de Títeres de Tolosa.

La compañía produce montajes destinados a un público familiar y juvenil con un mensaje donde se entremezcla lo social, lo lúdico y lo educativo. Los montajes, como el estreno de ‘Demo’ en el teatro de CajaGranada, suscitan la reflexión promoviendo la empatía y el desarrollo de modelos culturales.