La tecnología – Noroeste

magco7@hotmail.com

La renuncia de Germán Martínez Cázares a la dirección general del Instituto Mexicano del Seguro Social azuzó a los espectros latentes en una caja de Pandora que permanece abierta desde hace tiempo y que se ciernen amenazantes sobre el área de la salud pública. Ante la reveladora explicación con la que el funcionario pretende justificar su decisión, el Presidente Andrés Manuel López Obrador repone que se trata de un caso de amilanamiento, en otras palabras, que el renunciante se “rajó” en las primeras de cambio en lugar de enfrentar la problemática de un sector tan neurálgico como el que tuvo a su cargo apenas durante cinco meses.

Sin embargo, más allá de esa esperada reacción presidencial, este caso debiera promover un ejercicio reflexivo sobre la estrategia financiera de una institución que no puede estar sujeta a recortes y limitaciones que dañen su capacidad funcional y operativa, cuando de ésta depende la salud y frecuentemente la vida de millones de asegurados y derechohabientes de todas las edades. 

La cruda exposición que hace Martínez Cázares esboza un ominoso diagnóstico que pronostica a futuro muy próximo la reducción, que puede extremar en la suspensión de trasplantes y cirugías en varios institutos, así como la carencia de los recursos más elementales para prestar una atención oportuna a un panorama de demandantes que implica desde los neonatos hasta a los ancianos.

Es de esperar que esta revelación mueva los sensores de una responsable autocrítica y abra la posibilidad de alentar nuevas políticas públicas acordes con los mejores propósitos de la cuarta transformación, prioritariamente cuando atañen a la salud y a la vida misma de los mexicanos que recurren al sector social.

Pródigo en aportación de efemérides es el mes de mayo, a partir de su primer día en el que se conmemoraba la gesta de los mártires de Chicago, y actualmente se dedica a la exaltación de la clase laboral; después registra una sucesión de fechas en las que se recuerda la gloriosa batalla de Puebla y, sucesivamente, se exalta a la madre como la parte más entrañable del sentimiento, y al maestro, como un personaje cuya presencia se estima determinante en la formación y en la vida del ser humano. Otras fechas se suman a esa icónica lista, luctuosas algunas de ellas, como el día 20 en que se recuerda la muerte de Venustiano Carranza, impulsor de la Constitución Política. 

A propósito de esa relación la batalla del 5 de mayo de 1862 ofrece puntos de comparación con la batalla del 22 de diciembre de 1864, en San Pedro, a partir del legado honorífico, pues en razón de ambos triunfos bélicos, en defensa de la soberanía nacional, las ciudades de Puebla y Culiacán ostentan el reconocimiento oficial de Heroicas.

Otra coincidencia es que en los preámbulos de ambas gestas mediaron sendas arengas a cargo de Ignacio Zaragoza, en Puebla, y Antonio Rosales, en Culiacán. El primero dirigió a los soldados, reunidos en el fuerte de Loreto, aquella famosa frase de: “Mexicanos, leo en vuestra frente la victoria”. En tanto que Rosales, en el espacio que hoy ocupa el mercado Gustavo Garmendia, antes de partir dijo a la gente del pueblo ahí reunida: “Salgo a San Pedro, y el que quiera defender a la Patria, que me siga”.

Derivado de la coincidencia esencial de ambas batallas, que fue el triunfo sobre el invasor francés y sus aliados mexicanos, prevalece un punto de diferencia histórica, pues mientras en Puebla el triunfo en Loreto y Guadalupe logró retrasar durante un año, mas no evitar la invasión extranjera, en San Pedro se canceló definitivamente la entrada de los imperialistas a la ciudad de Culiacán.

 

En lo que podría interpretarse como una simbiosis evolutiva, la gente hoy en día supera sus temores mediante una compulsión generada por la adicción tecnológica. Aplíquese lo anterior al caso cada vez más frecuente de que ante una balacera el deseo de grabar un video de la escena o del escenario del evento, con el propósito de difundirlo por las redes sociales, es más fuerte que el natural impulso de protegerse. Las autoridades judiciales condenan esa práctica, pues contamina los protocolos de investigación. Gajes de la tecnología.

También de este autor..