Lapo Elkann y su nueva novia, de terraceo en Madrid por una buena causa (que apoya Naty Abascal)

Lapo Elkann y Joana Lemos en Madrid

Lapo Elkann y Joana Lemos en Madrid © Gtres

Lapo Elkann, nieto de Gianni Agnelli, el legendario dueño de Fiat, visitó ayer Madrid junto a su novia, la expiloto portuguesa Joana Lemos. Su presencia en la capital, donde fueron fotografiados dando un paseo y disfrutando de una terraza, coincidía con la presentación en España de la iniciativa #NoNosRendiremos, organizada por la ONG Acción contra el Hambre con la colaboración de Laps, la fundación de Lapo Elkann.

Lapo Elkann y Joana Lemos Gtres Online

La campaña pretende recaudar fondos para comprar alimentos a miles de familias españolas afectadas por la pandemia, un objetivo que han apoyado Fernando Alonso y los pilotos [Carlos Sainz padre e hijo](https://www.revistavanityfair.es/sociedad/articulos/carlos-sainz-jr-novia-isabel-hernaez/45516), imagen de la campaña en España, y otros famosos como el cantante Alejandro Sanz o la estilista Naty Abascal, quienes ayer compartieron en sus respectivas cuentas de Instagram un retrato suyo con una bandera de España a modo de mascarilla, el filtro escogido para impulsar esta iniciativa en las redes sociales.

Fue tras sufrir un grave accidente de coche en Israel en diciembre de 2019 cuando Lapo Elkann decidió centrar sus energías en ayudar a los más desfavorecidos por medio de su fundación.

Conocido por sus juergas y escándalos como el que protagonizó en 2016 al fingir un secuestro para pedirle un rescate a su familia, poco después de recuperarse del accidente el miembro rebelde de los Agnelli aseguraba haber encontrado un nuevo sentido a su vida. “No soy como creen los demás, sino un hombre con el corazón abierto y ganas de hacer el bien. Con el accidente he entendido que ese es mi nuevo lema de vida”, explicaba Elkann al diario Il Corriere della Sera. “Quiero dedicar mi tiempo, mi corazón y mis recursos económicos a hacer el bien, ocupándome de mi fundación, que no es un capricho de niño consentido”, añadía.