Las atenciones de Proyecto Hombre suben un siete por ciento durante el confinamiento

El número de atenciones que el servicio de información de la Fundación Arzobispo Miguel Roca – Proyecto Hombre ha realizado en Valencia ha aumentado un 7 por ciento durante el confinamiento, mientras que en otras localidades como Ontinyent este incremento ha alcanzado el 33 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior.

Durante el confinamiento 343 personas han continuado el tratamiento de forma telemática por parte de esta fundación, que ha mantenido comunicación con 247 familias y ha atendido a 48 internos del Centro Penitenciario de Picassent.

En un comunicado, esta organización ha informado de que un 90 por ciento de las personas atendidas continuó su tratamiento y respetó el confinamiento.

Según los datos recogidos en la memoria de 2019, un total de 1.382 personas demandaron atención o asesoramiento, y 931 iniciaron un tratamiento en los centros de día de València, Gandia u Ontinyent.

Como en ejercicios anteriores, las sustancias de mayor consumo siguen siendo la cocaína (42 por ciento), cocaína y alcohol (18 por ciento), el alcohol (16 por ciento), y el cannabis (11 por ciento). El consumo de alcohol suele estar presente en la mayoría de las adicciones, aunque no se perciba como problemático.

Se mantiene el perfil de otros años: en adultos, hombre de origen español (85 por ciento), con una edad media de 39 años, consumidor de cocaína, soltero y en paro.

En cuanto a las personas jóvenes, el perfil mayoritario es el de hombre de origen español (80 por ciento), con una media de edad de 18 años, consumidor de cannabis, soltero y estudiando.

En lo referente al género, las mujeres continúan teniendo mayores dificultades para acceder a tratamiento, siendo solo un 16 por ciento del total de personas atendidas y llegan más tarde al tratamiento, con una edad media de 41 años.

Por ello, los responsables de la entidad consideran necesario continuar introduciendo medidas que faciliten el acceso de las mujeres a tratamiento y su adherencia al mismo.

También en la población adolescente/jóvenes, desde Proyecto Hombre, se aprecia un aumento considerable y preocupante en el número de personas asistidas a causa de adicciones comportamentales (TIC: móvil, Internet, redes sociales, juegos en línea, videojuegos…). La entidad está tratando ya “un número relevante” de personas con problemas con las apuestas deportivas y sobre todo, con consumos abusivos de cannabis sintético (un 11 por ciento de las personas atendidas en el programa).