Los (serios) peligros de los teléfonos y los niños

Los teléfonos móviles llegaron para quedarse y evolucionar. Constituyen una de las transformaciones más importantes de los últimos tiempos en un momento donde, inclusive, la tecnología no tiene límites. Pero también tiene un lado oscuro, porque como toda tecnología, ser utilizada en exceso, puede devenir en consecuencias negativas.

Expertas psicólogas en tecnología y familia fueron consultadas por la agencia EFE que, a modo de prólogo, advierten que “los niños y mayores cuentan ya con smartphones y tablets de última generación con acceso a los contenidos web. Para los más pequeños de entre 6 a 12 años llamados “nativos digitales”, tener uno o incluso varios teléfonos móviles es habitual. Pero este supone muchos riesgos si no se utiliza de manera correcta”.

Según el “I Estudio Sobre Bienestar Digital: Familias hiperconectadas; El nuevo panorama de aprendices y nativos digitales”, que descifra cómo es la convivencia entre la tecnología y las familias, algunas conclusiones indican que “los más pequeños gastan más de mil horas de media al año conectados a Internet, algo que no parece sorprendente si se tiene en cuenta que según este estudio una familia española tiene de media 3 dispositivos móviles en casa”.

¿Qué significa esto? Que el tiempo medio diario que los más chicos pasan conectados asciende a casi dos horas y media al día. Entre los síntomas que evidencian los niños en relación a una patología vinculada a internet, aparecen:

-Aislamiento familiar
-Cambios en la rutina y aficiones
-Alteración del sueño
-Fracaso escolar
-Cambios de humor y en las relaciones sociales
-Estrés ante la falta de tecnología
-Ansiedad y depresión

María Guerrero, psicóloga y experta en la materia, aseguró que “los peligros son muchos. Los niños aún no han desarrollado las habilidades suficientes ni tienen la educación necesaria para usar Internet de forma responsable”. Ante esto, remarcó el papel de los padres: “Es obligación de los padres educar de manera responsable a sus hijos para que hagan un uso adecuado de sus teléfonos móviles”.

“Es importante darles un buen ejemplo con el uso de sus propios smartphones porque sino, con qué tipo de autoridad le vamos a pedir a un chico que haga un uso responsable de su móvil”, añadió Guerrero, y recordó: “Las consecuencias de pasar demasiado tiempo con el teléfono móvil son muy graves para los niños. Hay chicos que tienen unos índices de adicción ya al teléfono móvil muy importantes. Es una adicción como cualquier otra con toda la sintomatología de una adicción, con su síndrome de abstinencia y todas sus consecuencias”.

Para la profesional, “los niños están en una edad en la que es muy importante que desarrollen habilidades de relación con sus iguales. Que pasen tantas horas encerrados con su móvil les impide interactuar cara a cara y desarrollarlas y los expone al sedentarismo. Muchos de ellos retrasan la hora de dormir por estar más tiempo conectados o navegando en Internet y está demostrado que eso repercute en su rendimiento escolar”.