“Me usaron como meme y viví en un infierno”, el cruel relato de una joven que sufrió ciberbullying

A sus 15 años, en 2012, a Débora se le ocurrió sacarse una selfie con anteojos de sol y subirla a su perfil de Facebook.

Algo nada trascendental y que tampoco pensó que podría traer repercusión y, menos aún, cambiar su vida.

Además, las primeras reacciones fueron algunos “Me Gusta” de amigos y conocidos.

Pero al poco tiempo, Débora advirtió que la foto había sido compartida una gran cantidad de veces y eso le llamó la atención.

A partir de ahí comenzó su tortura personal. Porque enseguida supo que su imagen estaba siendo utilizada para burlas y bromas y que alguien habían creado un meme a partir de ella.

Debora tuvo un ciber hostigamiento despiadado.

Debora tuvo un ciber hostigamiento despiadado.

Comenzaron a llamarla la “diva de Oakley“, por la marca de las gafas de la foto y los comentarios fueron incrementando el nivel de agresividad y sarcasmo.

Pero su gran conmoción llegó cuando fue a una tienda cerca su casa y muchas personas la reconocieron y empezaron a señalarla con el dedo. “Se reían de mí porque habían visto el meme”, contó en una nota para BBC Mundo.

Tanto la afectó que llegó a no querer salir de su casa -en Sao Paulo, Brasil-, abandonó la escuela, empezó a pasar horas encerrada llorando y hasta llegó a sentir que su vida no tenía sentido.

“Los comentarios hablaban mucho de mi apariencia y eso me molestaba. No tenía fuerzas para nada. Lloraba y lloraba y me culpaba por haber compartido esa foto”, dijo en la misma entrevista.

Muy lentamente, relata, la repercusión fue aquietándose y Débora retomó la vida normal de una adolescente. “Pude terminar mis estudios secundarios, algo muy importante para mí. Eso fue como volver a vivir”, anotó.

Hace tres años fue mamá y actualmente tiene un trabajo en una farmacia. “Fue importante aprender a creer en mí”.

Aunque cuando pensó que todo había terminado, Débora descubrió que la foto había vuelto a rodar por las redes. Pero está dispuesta a enfrentar de otra manera este hostigamiento y decidida a hacer las demandas que correspondan.

“Sé que yo no soy el problema. No voy a aceptar que vuelvan a hacer conmigo lo que ya hicieron”, señaló.

Además, hoy tanto Facebook como Instagram cuentan con herramientas y políticas accesibles para todos sus usuarios destinadas a frenar el ciberbullying.