Prueban el primer tratamiento médico para la ‘Adicción a los videojuegos’

Control Consola Videojuegos

A finales de mayo de 2019, la OMS hizo oficial la inclusión de la “Adicción a los videojuegos“, también llamada “Trastorno por videojuegos”, como una enfermedad dentro de su Clasificación Internacional de Enfermedades; lo cual le permite a instituciones médicas de todo el mundo diagnosticar y tratar el padecimiento.

Puedes leer: La OMS hace oficial el “Trastorno por videojuegos” como enfermedad

Debido a que es una nueva patología de orden mental (esta categorizada dentro del mismo grupo del Alcoholismo y la Ludopatía); hospitales de todo el mundo está desarrollando métodos para tratarla, siendo un grupo de investigadores alemanes los primeros en dar una estrategia al respecto.

Publicada en la revista JAMA Psychiatry, la investigación señala que es posible tratar esta adicción de la misma manera que se afronta la dependencia a internet. Básicamente se basa en tres pasos importantes: abstinencia, terapia y modificación de hábitos.

El mencionado tratamiento para la “Adicción a los videojuegos” no es invasivo. Lo primero es analizar el comportamiento del sujeto ante periodos de abstinencia de los interactivos; posteriormente organizar sesiones (individuales o en grupo) donde se informe de la enfermedad y los problemas de la misma. 

Lo anterior con el fin de detectar los factores que derivan en la necesidad de estar frente a un interactivo. Finalmente se tratan de modificar los hábitos que conducen hacía esa compulsión por consumir este tipo de contenidos. Todo sin la necesidad de recurrir a algún tipo de droga.

Recomendamos: Organizadores de E3 temen que la ‘Adicción a los videojuegos’ perjudique a la industria

Para llegar a esta conclusión se aplicó el tratamiento a varios hombres de una edad promedio de 26 años; quienes anteriormente han tenido problemas de dependencia a internet, depresión y disfuncionalidad psicosocial. Todos ellos respondieron de buena manera.

Sin embargo, fans y algunos especialistas señalan que este supuesto tratamiento se basa en premisas simples que no ataca el caso particular de los videojuegos; más bien se basa en universales aplicadas a otras adicciones. Por lo pronto, este es un primer paso de lo que será un largo estudio de la enfermedad.

Con información de Vice.