Uno de cada tres adolescentes reconoce haber cometido acoso escolar

Escena que recrea una situación de acoso escolar. 

Escena que recrea una situación de acoso escolar.  / LAIA ABRIL

Casi uno de cada tres adolescentes, concretamente un 28%, reconoce haber ejercido acoso escolar alguna vez, según un estudio presentado este miércoles por la Fundación Portal y el centro de atención a jóvenes Amalgama7.

Según el estudio ‘Bullying y ciberbullying: acciones y percepciones de alumnos escolarizados en escuelas catalanas de entre 12 y 18 años’, dirigido por el psicólogo Jordi Royo, un 41,3% de chicos y un 15,8% de chicas admiten haber sido acosadores de algún compañero o compañera alguna vez.

El estudio ha recopilado los datos de una encuesta hecha a 193 alumnos y alumnas desde primero de la ESO a segundo de Bachillerato de escuelas concertadas de Catalunya, como la Escuela Pia Nostra Senyora, el Centro de Estudios Joan XXIII y la Fundación escuelas Garbí de Badalona y Esplugues de Llobregat, y espera llegar a 1.502 encuestas cuando sume también a las escuelas públicas y privadas.

Ante el 28% de encuestados que reconocen haber cometido acoso escolar, un 40,9% admiten ser víctimas de bullying y un 14,5% ser víctimas de ciberbullying. 

Cómplices

“Hay más chicos y chicas que manifiestan ser acosados que los que manifiestan ser acosadores”, ha reiterado Royo.
Según el mismo estudio, un 65,3 % del alumnado encuestado conoce una víctima o un agresor de bullying, y un 51,6 % conocen acosados o acosadores a través de ciberbullying, mientras que solo un 40 % admite que ser espectador de un acoso y no intervenir te convierte en cómplice.

Royo ha destacado un “mayor nivel de consciencia” ante una situación de acoso de las chicas respeto a los chicos -la mitad de las chicas reconocían la figura del cómplice y entre los chicos un 28,3 %- y también a medida que aumenta la edad del alumnado. 

Otra diferencia entre el alumnado es que “la agresión física es más prevalente en los chicos y la agresión psicológica es más común entre las chicas”, ha añadido Royo. 

En la rueda de prensa, Royo ha desmentido la creencia de que las víctimas de bullying no lo expresan, ya que un 67,1% de los encuestados admite haber comunicado el acoso a un adulto referente, y ha destacado que falta “reflexionar sobre la eficacia de los sistemas preventivos en el ámbito escolar”. 

Ciberacoso

El estudio ha diferenciado resultados entre acoso escolar y ciberacoso, que según Royo, es una tendencia que “va en aumento” en comparación con estudios anteriores mientras el acoso tradicional se mantiene. 

Según el estudio, un 8,8% de la muestra admite haber ejercido ciberbullying -el porcentaje aumenta a 12,6% en la franja de edad de entre 16 y 17 años- mientras un estudio del 2018 de Save the Children mencionado por Royo lo cuantificaba en un 4%, y un 16,1% admite haber hecho llamadas o enviado mensajes ofensivos a compañeros.

Otra conclusión del estudio es que las víctimas de acoso escolar aumentan con la edad: entre 12 y 13 años, un 20% admite ser víctima de acoso y entre 16 y 17 años lo reconoce un 47,7%. 

Para que se considere bullying, la agresión tiene que ser repetida, existir un desequilibrio de poder donde la víctima no se pueda defender y haber una intencionalidad de hacer daño por parte del agresor, según el investigador que diseñó el programa de prevención contra el bullying de la Fundació Barça, Juan Calmaestra. 

El estudio será presentado en la sexta edición de una jornada técnica de prevención y atención a adolescentes en riesgo, que tendrá lugar el próximo 17 de octubre en el Auditori Cosmocaixa con la intervención de expertos de diferentes disciplinas.